ASÍ COMIENZA EL ESPACIO / THUS SPACE BEGINS

Residencia Quillagua, CNCA - SACO. Desierto de Atacama - Chile, 2015.
Exhibición Quillagua Space, Galería Gabriela Mistral. Chile, 2016.

El río me arrebata y soy ese río
de una materia deleznable fui hecho, de misterioso tiempo
Acaso el manantial está en mi
Acaso de mi sombra
surgen, fatales e ilusorios, los días.

The river carries me, and I am the river.
I was made of delicate substance, mysterious time.
Perhaps the source is within me.
Perhaps the days emerge,
fatal and illusory,
from my shadow.

J.L. Borges

------------------------------

Quillagua, conceived since ancient times as an oasis in the most arid desert of the world, has become the driest town on the planet after the Loa River that crossed its territory saw its course stopped due to pollution and water extraction produced by the systematic practice of mining. In some areas there is only traces left, the empty lines in the middle of the Pampa.

This work is based on actions, video and photographs, which refer to the importance of the river in the existence of the local inhabitants.

The work consists of an installation of two videos reproduced simultaneously, a photograph and a text:
El río me arrabata /The river takes me away is a video played in loop of a body with work-clothing that walks and runs circularly until it falls by exhaustion-from and to its own limits- around a crater located a few meters from the urban area of Quillagua.
References to the geographical formation, by scientific investigations and popular stories, discuss its infraterrenal origin - the formation of ancient oceans, now under the earth - or about a phenomena that came from space, both in physical and supernatural terms.

The second video, La primera línea en el espacio/ The first line in space is an exercise to build an apacheta in a room of the old train station of Quillagua, closed during the dictatorship and now abandoned. The filmed operation played in loop, shows how the light that comes from a window falls on the apacheta and passes through it until all is dark.

The apacheta, as the primary building of man is conceived thousands of years ago by pre-Hispanic cultures as a circular altar of stacked stones made by the walker, both to mark the path and to delimit borders and set the border of "union were opposites must be equalised".

Exhibited side by side both videos share the audio of the Quillagua River's flow. The marks of the dry river in a photograph down with the phrase "my house is on the river "* shares the exhibition space.

* "Mi casa está en el río /My house is in the river" is a phrase said by a 6 year old girl, when she drew the river in a workshop that was made in the Quillagua school, during the days of the residence. >

:::::::::::::::::::::::

Quillagua, concebido desde tiempos remotos como un oasis en el desierto más árido del mundo, ha devenido en la última década, el pueblo más seco del planeta, luego de que el Río Loa que atravesaba su territorio, viera interrumpido su cauce, debido a la contaminación y extracción de agua, producida por la práctica sistemática de la minería. En algunas zonas sólo queda su huella, el surco vacío de sus líneas en medio de la pampa.

La obra se compone de una instalación de dos videos reproducidos simultáneamente, una fotografía y texto:
El río me arrabata es el registro en una toma fija, reproducida en loop, de un cuerpo con ropas de trabajo que camina y corre circularmente hasta caer por agotamiento—desde y hacia sus propios límites— alrededor de un cráter ubicado a escasos metros de la zona urbana de Quillagua.
Las referencias que se tienen de esta formación geográfica, desde diversas investigaciones científicas y los relatos populares, discuten sobre su origen infraterreno —la formación de antiguos océanos, ahora bajo la tierra— o sobre fenómenos que provinieron del espacio, tanto en términos físicos como sobrenaturales.

El segundo video, La primera línea en el espacio es un ejercicio de construcción de una apacheta en una habitación de la antigua estación de trenes de Quillagua, clausurada en dictadura y ahora abandonada. La intervención se compone de un video en plano fijo, reproducido en loop, donde el tránsito de la luz que proviene desde una ventana, incide sobre la apacheta y la recorre hasta dejarla a oscuras.

La apacheta, como edificación primaria del hombre —una línea vertical sobre el horizonte andino, como primera señal del habitar— ha sido concebida hace miles de años por culturas prehispánicas como un altar circular de piedras apiladas elaborado por el caminante, tanto para marcar el camino como para delimitar fronteras y señalar el sitio de “unión de los opuestos que deben ser igualados”.

Ambas obras, exhibidas contiguamente comparten el audio del correr del río de Quillagua. Una fotografía de la huella del río seco con la frase "mi casa está en el río"* , comparte el espacio expositivo.

Así como eventualmente el río deja de fluir, el tren deja de pasar y el cuerpo detiene su andar, la construcción (y oscurecimiento) de una apacheta, el tránsito interminable de un cuerpo alrededor de un cráter (y su caída) y la grafía del río seco (denotando lo que allí hubo), son intervenciones, en relación con el tiempo de un diálogo simbólico entre opuestos: el fracaso y la utopía.

* ‘Mi casa está en el río’ es la frase dicha por una niña de 6 años, al dibujar el río, en un taller realizado en la escuela de Quillagua, durante los días de la residencia.

______________________________________

        Taller de cartografías, río.